Destrucción teledirigida

Tomando como referencia la obra Homo-Videns, La sociedad Teledirigida (1997) del politólogo Giovanni Sartori y aquella titulada La Pantalla Global (2007) del filósofo Gilles Lipovetsky, se puede decir que la televisión como objeto creado para ser mirado, consolidó en la sociedad global la posibilidad de dar el valor de veracidad e información a las imágenes que de ella emanan.

Por otra parte, es notorio que la imagen de la destrucción es un elemento recurrente en diferentes pantallas. Mientras la producción cinematográfica se ha esforzado por generar formas visuales de destrucción cada vez más realistas y espectaculares, la producción televisiva se ha interesado por hacer visibles los conflictos que desencadenan la devastación de ciudades creadas por el mismo ser humano. Justamente mi trabajo artístico, en general, aborda y trabaja con la presentación y representación de la visión de la destrucción. Por tal motivo, introduzco esta serie pictórica cuyo formato hace hincapié en la fascinación de mirar y mostrar la destrucción mediante las trasmisiones televisivas de conflictos bélicos nacionales e internacionales; los cuales pueden estar a miles de kilómetros de nuestros hogares pero apenas a un metro de nuestros ojos, y por tanto, de nuestro asombro.

 

Destrucción teledirigida de la 1 a la 7, 2014.
Políptico de 7 piezas. Óleo sobre PVC espumado.
160 x 200 x 8 cm.

 

Destrucción teledirigida 2, 2016.
Instalación pictórica. Óleo sobre pantallas de cinescopio y escombro.
170 x 180 x 100 cm.