Imaginofagia de la Destrucción

Cada vez son más recurrentes las imágenes espectaculares de destrucción en las películas de finales de siglo XX e inicios del XXI. Estas hipérboles visuales permiten apreciar la visión de la destrucción desde ángulos y cercanías inaccesibles en la realidad.

Imaginofagia de la destrucción es una serie de pinturas realistas monumentales y de pequeño formato, dónde todas las obras se apropian de fotogramas cinematográficos de diferentes secuencias referentes a la destrucción del automóvil. La obra se convierte entonces en una reflexión sobre la belleza de la destrucción y su creciente espectacularidad en el cine, así como de la constante utilización del auto dentro de ella y el aumento del apetito de los consumidores visuales posmodernos que buscan y disfrutan las hipérboles visuales cinematográficas de la destrucción.

Considero que la destrucción es un proceso dinámico, por tanto, la ilusión de movimiento del cine permite su percepción visual de una manera más efectiva. Sin embargo, es en la estaticidad y la complejidad del dominio de la pintura, donde se pueden detener y enaltecer los procesos incesables, como lo es la destrucción, para contemplarles.